• Gabriela Ortiz-Monasterio

¡Amo mis violetas!



¡Amo las plantas y amo a la naturaleza!

Aquí está la primera flor de mi violeta que cuidé desde que era tan sólo una hojita. Creo que ya puedo considerar que tengo buena mano para las plantas.

Cada vez que veo mis violetas, sonrío al recordar cómo hace tan solo unos años, no tenía idea de cómo cuidarlas y se me morían. Yo solía bromear diciendo que las plantas me veían y se morían. ¡Qué decreto… concedido como dicen por ahí!

La verdad es sí las regaba, pero era demasiada agua. Después de varios intentos fallidos, ya sé que solo hay que ponerles el agua necesaria y las riego solamente una vez a la semana. También cuido mucho de no mojarles las hojas, porque se maltratan y se marchitan.

Ahora ya he logrado que crezcan varias a partir de una sola hoja: Primero pones la hoja en agua durante varias semanas, hasta que empiezan a salir pequeñas raíces. Cuando tienen como 2cm, la pongo en una maceta con tierra y la dejo varios meses mas hasta que empiezan a salir pequeñas hojitas nuevas.

Es un proceso largo, pero vale la pena. ¡Es un inmenso placer verlas florecer!

29 vistas

© 2023 por NÓMADA EN EL CAMINO. Creado con Wix.com

  • Icono social LinkedIn
  • YouTube
  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
  • Facebook
  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram
  • Icono social LinkedIn