• Gabriela Ortiz-Monasterio

Conexiones para la vida


Cuando Iñigo mi hermano y yo empezamos a estudiar un curso maravilloso de Permacultura, yo tenía pocas esperanzas de que los seres humanos pudiéramos hacer algo para rescatar nuestro planeta. Viendo tanta noticia deprimente a mi alrededor de todo tipo y especialmente las relacionadas con la protección del medio ambiente, veía tanta destrucción que a veces no sentía que tuviéramos una manera de cambiar las cosas.

Cuando empezamos estudiar lo que se puede lograr con técnicas de permacultura, me quedé asombrada ante la infinita gama de posibilidades que tenemos a nuestro alcance para solucionar cualquier reto que se nos presente siempre y cuando nos pongamos al servicio de la vida y aquí está la clave establecer las conexiones entre las diferentes cosas que podemos hacer para poner nuestro granito de arena en la solución.

La permaculturaes un sistema de principios de diseño agrícola, social, político y económico basado en los patrones y las características del ecosistema natural. Este sistema incluye varias áreas como la ingeniería ecológica, el diseño ecológico y ambiental, construcción y gestión integrada de recursos hídricos que promueven una arquitectura sostenible y sistemas agrícolas modelados de acuerdo a los ecosistemas naturales. Esto hace que los sistemas que se mantengan solos a lo largo del tiempo.

La palabra “Permacultura” como un método sistemático, fue acuñada por primera vez por los australianos Bill Mollison y David Holmgren en 1978. La palabra Permacultura, es una contracción que originalmente se refería a la “agricultura permanente”, pero que se amplió para incluir también la “cultura permanente” (perma-culture en ingles), ya que se ha visto que no se puede separar el aspecto social del medio ambiente para lograr un sistema verdaderamente integral y por lo tanto sostenible a largo plazo.

Está inspirado en la filosofía de la agricultura natural de Masanobu Fukuoka ya que implica trabajar con la naturaleza en “colaboración”en vez de contra la naturaleza explotándola de una manera egoísta. Para esto es indispensable observarla para aprender de ella como un conjunto de plantas y animales que funcionan en sinergia y en perfecta armonía, que es lo opuesto de los sistemas de monocultivos, ganaderos y mineros depredadores que han sido tan destructivos para el suelo y para la vida del planeta en general. En pocas palabras, es todo un sistema de “conexiones para la vida”.

Por eso me fascinó la Permacultura, porque realmente presenta soluciones creativas, ingeniosas y muy efectivas para poder no solamente vivir de la tierra sino preservarla al mismo tiempo. Es un sistema tan respetuoso de la vida que se puede utilizar inclusive para regenerar zonas que han sido devastadas por las actividades humanas intensivas que simplemente sacan recursos de la tierra de una manera que los agota en vez de preservarlos. Para poder sostener el ciclo natural de la vida es crucial entenderlo, comprendiendo sus conexiones y respetando sus principios. Es, en pocas palabras, imitar lo que la naturaleza misma nos está enseñando que realmente sostiene la vida de una manera integral.

Son precisamente todas esas “conexiones para la vida”, lo que queremos compartir Iñigo y yo.


10 vistas

© 2023 por NÓMADA EN EL CAMINO. Creado con Wix.com

  • Icono social LinkedIn
  • YouTube
  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
  • Facebook
  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram
  • Icono social LinkedIn